in

Iglesias reclama a Sánchez una “negociación integral” y lanza la consulta a sus bases

Podemos consultará a sus bases desde este viernes al jueves que viene qué prefieren: «Llegar a un acuerdo íntegro para un Gobierno de coalición» o «un Gobierno diseñado únicamente por el PSOE»

Pablo Iglesias insiste en una negociación «integral» de cargos en el Gobierno, programa y presupuestos. El secretario general de Podemos rechaza la última propuesta de Pedro Sánchez, que este jueves se abrió a la presencia de ministros de su socio preferente de perfil técnico pero no político. Una condición que impediría que ningún miembro de la dirección de Podemos se pudiera sentar en el Consejo de Ministros. «Discutir de programa va ligado a discutir de los equipos de gobierno. La clave es hacer una negociación integral como se hace en Europa y los Gobiernos autonómicos. Tenemos los equipos preparados para tener una negociación integral desde hace dos meses», ha reiterado en una entrevista en Los Desayunos de TVE, en línea con el mensaje de Podemos y sus confluencias al PSOE desde las semanas posteriores a las elecciones generales del 28-A.

Mientras la falta de acuerdo marca la tónica de las negociaciones, Podemos ultima los preparativos de la consulta a su militancia desde este viernes y hasta el jueves de la semana que viene para determinar su voto en la investidura de Sánchez. «¿Cómo deben votar los diputados y diputadas de Podemos en el debate de investidura para esta legislatura?», es la pregunta a los 190.000 inscritos que podrán participar en el proceso. Tendrán dos posibles opciones: «Para hacer presidente a Pedro Sánchez, es necesario llegar a un acuerdo integral de Gobierno de coalición (programático y equipos), sin vetos, donde las fuerzas de la coalición tengan una representación razonablemente proporcional a sus votos», es la primera de ellas, que coincide con las exigencias de la dirección del partido a los socialistas. La otra posibilidad, que recoge las condiciones que defiende Sánchez, tendrá la siguiente redacción: «Para hacer presidente a Pedro Sánchez (ya sea mediante el voto a favor o la abstención), basta con la propuesta del PSOE: un Gobierno diseñado únicamente por el PSOE, colaboración en niveles administrativos subordinados al Gobierno y acuerdo programático».

«No tiene por qué dinamitar nada», ha aseverado la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, de la consulta de Podemos. «Nosotros también hablamos de negociación integral. Primero vayamos al proyecto. Entremos en el programa y los nombres [de los ministros] vendrán después. Esa cuestión no se desvelará hasta que no tengamos un Gobierno”, ha añadido Celaá, que ha asegurado que el PSOE «no tiene ningún veto personal a nadie» pese a que en privado todas las fuentes consultadas dicen lo contrario. En el penúltimo intento del Gobierno para lograr sacar adelante la investidura que arranca dentro de 10 días, Celaá ha remarcado que lo que hay en juego «no es una cuestión de orgullos o egos personales. Es una cuestión de Estado». «Hay que superar las desconfianzas», ha animado.

El recelo entre ambas partes es precisamente lo que imposibilita cualquier avance: Sánchez no quiere ministros de Podemos con un peso político e Iglesias se resiste a pactar ningún programa si antes no tiene asegurado que sí habrá ministros que pertenecen a la dirección de Podemos. «¿Cuándo se ha empezado una negociación por los nombres del Consejo de Ministros. ¡No se ha visto nunca! Empecemos por construir el edificio», ha instado Celaá a Podemos. Horas antes, Iglesias se pronunciaba en términos similares, dentro del relato que los dos partidos construyen para responsabilizarse de la falta de acuerdo: «No se pueden poner antes los ladrillos que el cemento».

La falta de avances en las negociaciones llevó a Sánchez a aceptar este jueves ministros con el carné de Podemos, siempre que no formen parte de su núcleo duro. Tan solo unas horas antes el líder del PSOE mantenía que había que «negociar primero el programa y, después, la composición del Gobierno». «Debemos hablar de contenidos y conocer el grado de consenso», le dijo a Iglesias en conversación telefónica. Hasta que un rato después se puso sobre la mesa la opción de los ministros de Podemos con perfil técnico. “Poco menos que no se puede ser ministro si se es de Podemos o no haberse presentado a unas elecciones. Que alguien diga a su socio de Gobierno que no puede proponer a nadie o que para ser parte del Consejo de Ministros no puede haberse presentado a las elecciones. Es una idiotez (…) La democracia no es que gobiernen tecnócratas. En democracia la gente vota a quien quiere gobernar. Lo que no podemos hacer entre socios es faltar al respeto a nuestros votantes”, ha observado Iglesias sobre el «veto» del PSOE a que haya ministros de la dirección de Podemos. «Los nombres importan muy poco, solo el de Sánchez», ha afirmado la vicepresidenta Carmen Calvo en la cadena SER. Pero la última oferta socialista, aunque se acerca a los planteamientos de Iglesias, sigue sin cumplir con las expectativas de Podemos.

«Si los ciudadanos hubieran querido un Gobierno monocolor le hubieran dado mayoría absoluta como a Felipe González y José María Aznar», se ha reafirmado el líder de Podemos frente a la resistencia de los socialistas a compartir gobierno. El argumento que dan en Ferraz y La Moncloa es que no suman mayoría absoluta. Otro factor que ha destacado Sánchez son las «discrepancias de fondo en asuntos de Estado» como la crisis en Cataluña. Iglesias se compromete a asumir por escrito que Sánchez fije las políticas para tratar de resolver el conflicto territorial. También en política exterior.

El líder de Podemos se ha mostrado convencido de que el PSOE revisará su posición y al final aceptará un Ejecutivo de coalición en el que las dos fuerzas gestionarían ministerios. Pero si Sánchez o Iglesias no ceden, todo apunta a que habrá una repetición electoral el 10 de noviembre. «No creo que Sánchez cometa la irresponsabilidad de llevar a España a elecciones por querer tener todos los sillones», ha trasladado toda la responsabilidad el máximo responsable de Podemos al presidente en funciones.

«El principal problema de España es la injusticia social, no cambiar la Constitución», ha expresado en referencia a la propuesta de Sánchez de modificar la Carta Magna en su artículo 99, que regula la investidura de la presidencia del Gobierno, para evitar futuras situaciones de bloqueo como la actual.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

¿Cuánto se gastan los diseñadores en hacer sus desfiles?

El diputado Francisco de la Torre se plantea abandonar Ciudadanos